Montfort Noticias - Montfort Noticias

Vaya al Contenido

Montfort_EurHope20: liderazgo para la misión

Montfort Noticias
Publicado de P. Marco Pasinato, SMM en Roma · 4 Agosto 2020
Tags: NUGEN650
[EN]  [FR]  [IT]  [PT]
 
FÁTIMA, Portugal – El Padre Carlos VIEIRA (40 años), recientemente nombrado superior de la comunidad de Fátima, habla de su experiencia de “aggiornamento” en el tema del liderazgo.
  
¿Qué estudias?

Hago un diploma de estudios superiores en ciencias sociales. La finalidad de este estudio es profundizar y desarrollar las competencias de gestión y ofrecer unas directivas a los líderes que tienen una intervención social que ver con la innovación en este sector.
 
¿Por qué has vuelto a los estudios?

Siempre he mirado los estudios como un medio de enriquecimiento y sobre todo en mi formación inicial, he vivido los estudios como un medio de santificación, de conocimiento de uno mismo. Entonces, marcado por el desafío de un mundo que cambia cada día, he tenido el deseo de profundizar la organización social y el funcionamiento de la sociedad.
 
¿Por qué la elección de esta disciplina?
 
En la parroquia, tenemos “Caritas” y trabajamos con el municipio para traer una respuesta a los más necesitados y a todos los que nos buscan. Llevado por este estímulo y por el trabajo que hacemos con otras organizaciones, he oído hablar de esta disciplina. He buscado unas informaciones en la web de la universidad y la presentación de este curso me ha interesado mucho. He visto que existía un vínculo con el trabajo de Caritas y luego he realizado que podía también utilizar el contenido del curso para gestionar la comunidad y otras muchas cosas en la vida.
 
A la luz de los que has aprendido, ¿Qué sugieres a los formadores para formar unos líderes entre los jóvenes en formación inicial?
 
El secreto para hacer crecer el espíritu de liderazgo entre los jóvenes es primero “que se enamoren”, luego que sueñen y por último que reciban una formación integral en todos los sentidos, es decir, humana, espiritual, social e intelectual. Pero el fundamento de todo es Jesús, el verdadero líder, el verdadero formador sobre quien apoyarse. Hace falta estar apasionado de la Iglesia y de la Congregación. Un amoroso y un soñador traen con ellos el fuego que Montfort describe en su súplica ardiente.
 
¿Cómo combinar estudios y compromisos pastorales?
 
Era fácil combinar no solo estudio y vida pastoral, pero también vida comunitaria, porque el curso se hace dos veces a la semana, es decir, el viernes tarde y sábado mañana o a veces todo el día del sábado. Consigo realizar el apostolado durante la semana como funerales, misas, confesiones, visitas a los enfermos y encuentros con diferentes grupos.
 
¿Te han apoyado los cohermanos?
 
Cuando había una necesidad de sustituirme para la misa u otras actividades, los cohermanos me han ayudado y estaban siempre disponibles. Además me han animado a seguir la formación.
 
¿Qué “filosofía de la gestión” se desprende de tus estudios?
 
Primero, la sociedad, las personas y las estructuras evolucionan rápidamente, por eso necesitamos unas herramientas para leer los tiempos y para comprender como nuestras organizaciones deben adaptarse para traer una respuesta estructurada a estos grandes desafíos. Tener una filosofía de la gestión hoy, me permite hacer una planificación, desarrollar estrategias, luego cuidar más los programas y los proyectos comunitarios y parroquiales. Sin embargo, es necesario empezar por un análisis a la vez de la organización, pero también del entorno en el cual nos encontramos, para luego definir y elegir estrategias.
 
Recientemente, has sido nombrado superior de una comunidad religiosa. ¿Qué aporta el estudio a tu servicio?
 
Este estudio me ayuda a comprender que tenemos que soñar porque los sueños nos mantienen en vida y con esperanza. En otros términos, debemos tener una “visión” y eso me hace comprender tres cosas:
  • Donde estamos como comunidad, es decir, cual es nuestra misión, los campos de actividades con un análisis más profunda, por ejemplo, nuestra presencia en Fátima. ¿Qué camino podemos ofrecer al pueblo de Dios con nuestra espiritualidad? Eso me ayuda a comprender mejor como estamos organizados en este sentido;

  • ¿Dónde queremos ir, cual es nuestro objetivo? Por eso tenemos que tener unos objetivos;
 
  • ¿Qué hacer para alcanzar este objetivo? Tenemos que elaborar unas estrategias. Por ejemplo, el nuevo nombre que hemos dado a nuestra comunidad de Fátima, “Casa Montfort” significa una nueva misión para la comunidad, un programa anual, unas actividades para la comunidad y para los laicos. Este estudio me ha dado una nueva mirada sobre la comunidad.
 
Luego, hay una frase de Philip KOTLER que me ha marcado mucho durante este estudio, que decía: “Tenemos tres tipos de organizaciones: una que mueve las cosas, la otra que ve las cosas llegar y una tercera que se pregunta: ¿qué ha pasado? Conscientes de todo eso, el padre Luis Oliveira y yo mismo, responsable de la comunidad de Fátima, estamos de acuerdo para decir que debemos hacer mover las cosas en la comunidad. En este sentido, el estudio permite poner en práctica el P.D.C.A. (Planificar, Hacer, Verificar, Actuar). Luego, me ayuda mucho en la manera de ser un líder, me ha hecho desarrollar el arte de comunicar con los cohermanos y sobre todo motivar a la comunidad.
 
¿A quién recomendarías este estudio y por qué?
 
Recomendaría este estudio a un párroco, a un superior de entidad, a un superior de comunidad e incluso a un ecónomo. Con este estudio, se aprende cómo funciona la organización social, cómo gestionar, cómo ser un líder, proponer unas técnicas para comunicar, cómo gestionar los conflictos, ayuda a ser innovador y creador de proyectos y al final sobre todo, es muy útil para avanzar en una manera financiera sostenible.
 
Según tu opinión, ¿Cuál es el mayor desafío para un líder? ¿Y cómo afrontarlo?
 
Pienso que los desafíos de un líder son diferentes: gestionar en la diversidad, ser una persona eficiente y eficaz, ser un animador, motivar a su equipo o su comunidad. Cada uno de estos desafíos debe ser confrontado a una actitud de escucha y de diálogo.
 
¿Qué vínculo encuentras ente las materias estudiadas y el carisma montfortiano?
 
Mirando la vida de nuestro fundador, es muy claro que era un hombre atento a los problemas sociales de su tiempo. Basta recordarse su amor por los pobres, por los enfermos y los más necesitados. Era un hombre con la sensibilidad de comprender los signos de su tiempo. Sabemos que el mundo ha cambiado desde entonces, las estructuras sociales han evolucionado, unos nuevos problemas han aparecido en diferentes campos. Tenemos siempre a los pobres, a la vez a los pobres tradicionales y los nuevos pobres. Los pobres, material, intelectual y sobre todo moral y espiritualmente, viven en las ciudades y en el campo. En unas realidades diferentes, intentamos responder a las necesidades más profundas de los hombres, ahí donde estamos. El estudio me ha dado la sensibilidad necesaria para crear unas estructuras que responde a estas necesidades.
 
 
P. Marco Pasinato, SMM










sin comentarios
Regreso al contenido